viernes, 13 de enero de 2012

¡Metas!

¿Porqué será que las metas de año nuevo se ven tan fáciles planteadas en nuestra mente y tan difíciles de mantener?. Sólo digo que si nos hubiéramos mantenido en todas las resoluciones que hicimos en el año pasado, estaríamos hoy delgado/as, comiendo sano, ejercitándonos diariamente, leyendo libros serios, aprendiendo nuevos idiomas, lanzándonos en nuevos negocios y demás.

 
¿Qué salió mal? ¿Cómo podríamos hacerlo mejor? ¿Es realmente posible mantener las resoluciones que nos planteamos para año nuevo?.
Yo creo que con esfuerzo y una manita de Dios es posible. Este año propongo lo siguiente: 
      1. Proyectar una visión de vida. Sí, tal y como lo ves, nuestra vida es nuestra empresa número uno y al igual que las grandes multinacionales deberíamos visualizar el futuro con “alas”. Dios nos ha creado con un propósito y cada uno debe encontrar el suyo. 

      Así que visualicémonos un poco más allá, pensemos en cuál es la visión para nuestra vida en los próximos 15 ó 20 años, de cómo te ves a ese tiempo y escríbela; incluso recorta láminas de una revista o utiliza imágenes digitales, que te permitan ver todo lo que quieres para ese futuro. Como madre, he logrado ver mi visión al pensar en la edad que tendrán mis hijos a esa fecha. ¿Y tú como te imaginas?


2.   Establecer metas específicas y alcanzables. Si uno de tus objetivos para este año nuevo es aprender a cocinar comida gourmet, desglosa la tarea en pasos alcanzables. Divídelos, ¿Cuántos platos vas a aprender por mes? Y ¿Qué puedes hacer para lograr ese objetivo cada semana?,  por ejemplo, pon en práctica una receta nueva cada semana y ya tienes un objetivo más específico que no parece tan difícil.
3.   Renovar el compromiso con la meta al siguiente día. Vamos a ser sinceros...a todos nos pasa, todos comemos demasiado en una reunión, nos saltamos uno o dos días de ir al gim, pronto nos desencantamos con un negocio recién iniciamos, nos damos por fracasado/as porque no pasamos un primer examen, etc. 

   A pesar de todo esto, en este nuevo año tratemos de retomar el caballo enseguida pues la carrera aún no acaba. Olvidemos aquello de dejarlo para la semana siguiente después de “caer”, empecemos de nuevo al siguiente día, así sea empezando de cero.

4.   Cuéntale a alguien. Comparte con alguien de confianza aquello que te haz propuesto conseguir, pues cuando uno lo dice en “voz alta” las palabras suelen implicar compromiso y eso nos ayuda porque nos empuja a mantenerla. Sólo asegúrate de que esa persona sea más bien un mentor, alguien que te motive y no todo lo contrario.

5.   Lleva una Diario-Agenda. Es bien conocido que llevar una agenda de las actividades del día te ayudará a organizarte mejor, pero además esa misma agenda puedes utilizarla como un diario en el cual puedes escribir todo lo que haz hecho durante el día y que no estuvo planificado, esto te servirá para llevar un historial de cuan productivo/a estas siendo con tus días en la semana y al final del mes podrás ver en que estás invirtiendo tu valioso tiempo para tomar algunas medidas de control.   
6.   Siéntate cada semana y mira cómo vas. Esto te ayudará a mantenerte enfocado/a, a reajustar los objetivos si no están dando resultados. Puedes darte permiso para volver a reajustarlos, siendo lo suficientemente maduro/a para no hacerte trampa a ti mismo/a. Por ej. si no estás ahorrando la cantidad de dinero que pretendías, o no has rebajado las libras que juraste rebajar, sé justo/a contigo mismo/a y piensa porqué. ¿Has puesto un objetivo muy alto?, ¿Cómo podrías cambiar o mejorar la estrategia?.

7.   Limitemos el número. Una gran cantidad de objetivos y para colmo otros tantos muy difíciles son los que nos mantienen todo el año en un constante estrés. Perder 40 ó 60 libras, aprender francés, leer un libro a la semana, suena muy genial pero todo eso sumado a todas las obligaciones que tienes sólo te podrán llevar al fracaso. Debemos regresar a lo simple. Vale más escoger una o dos metas muy importantes y enfocarse en ellas.
La idea es que cada acción que realices en tu día a día tenga que ver con tu proyecto de vida. Cada actividad de tu agenda debe ir en dirección al cumplimiento de los objetivos planteados para lograr tu meta.

Recordando siempre que nuestra condición de seres humanos, nos hace vulnerables a múltiples y cambiantes situaciones en la vida, tales como la enfermedad de un familiar, una mudanza, cambio de situación económica, un terremoto, etc., hechos que pudieran hacerte cambiar el rumbo.

No obstante lo anterior, a la inmensa mayoría nos conviene plantearnos metas ya que nos guían y nos impulsan a pasar nuestro tiempo en este mundo en lo que queremos.
Finalmente comparto con ustedes mi rompecabezas personal, donde a cada una de las piezas importantes de mi vida (salud emocional, relación con Dios, hijos, etc.) trato de  colocarle al menos un objetivo anual y a su vez mi agenda vincula alguna/s actividad/es diaria/s con cada uno.

Y como dicen nuestros hermanos Mexicanos, vamos a echarles muchas ganas a esto y órale manito!, yo les deseo mucha suerte y prosperidad para este año nuevo 2012, les quiere,
Emilsis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...