viernes, 7 de octubre de 2011

Organiza tus finanzas.

 
El tema sobre finanzas personales es de gran interés para todos, de forma especial, en los días que  vivimos, con una crisis económica mundial que parece  apenas comenzar. Aún así soy de las que piensa que con el favor de Dios todo es posible.

Tú trabajas muy duro para ganarte tu dinero y tienes que esperar 15 ó 30 días para  obtenerlo. Si ejerces de forma independiente quizás debes esperar a  que ocurra una venta.; entonces ¿por qué no dedicarle un poco de tiempo a implementar algunas simples técnicas que te ayuden a tomar control de tu dinero y no que él te controle a ti?
A continuación algunas ideas:
1.   Reconoce cuando estés teniendo problemas económicos. La mayoría de las personas nos vamos dando cuenta cuando nuestras finanzas no van bien y son muchos los que esperan tener el agua al cuello y más allá para buscar ayuda y asesorarse sobre los caminos que los pueden conducir a retomar el control. Si el dinero no te alcanza para cubrir tus gastos, si sucedió algún evento inesperado o ves que está por suceder, NO lo dejes de lado, abre los ojos y actúa.

2.   Toma un mes de prueba. Como única vez, registra todas las operaciones comerciales que realizas cada día durante 1 mes completo y cuando digo TODAS ¡son todas y cada una de ellas!. Ej. Lo que pagas del teléfono, gastos en comida, pagos en el salón de belleza o peluquería, las propinas al chico que lava tu carro, tus limosnas en la calle, la compra de dos mangos al frutero de la esquina, pago de préstamos y descuentos automáticos bancarios, etc. El resultado será que al final del mes sabrás realmente cuánto estas gastando. Toma en cuenta que si hubo alguna actividad inusual por ejemplo: cumpliste años, te nació un hij@, o tuviste que viajar; considera que quizás esto no pase el mes siguiente. Sé que suena tedioso pero tu economía lo amerita, es sólo por un mes, inténtalo.


3.   Haz un presupuesto. Una vez y conoces lo que gastas ya puedes hacer un presupuesto que contemple cuánto dinero te entra (ingresos) y cuánto sale (gastos). Asigna en el presupuesto la cantidad de dinero que gastas quincenal o mensual a cada consumo que tengas, ej. alquiler de vivienda $10,000, comida del perro $300, limosnas en la calle $250. Haz lo mismo con los ingresos que recibes y súmalos. Al final se supone que la diferencia entre tus ingresos y gastos deberá ser igual o mayor que $0.00. Si el resultado es menor que cero pesos tienes un déficit económico y debes reajustar, viendo donde tienes gastos innecesarios. Te vas a sorprender todo lo que gastamos en cosas pequeñas.

4.   Siempre paga tus deudas y a tiempo. Recuerda que tus deudas son compromisos que has asumido y pagarlas a tiempo te ayudará cuando necesites crédito (porque incluso los pagos atrasados quedan registrados en los sistemas de puntajes de crédito como Datacrédito). Siempre digo: cuando el dinero te falta el buen crédito te salva, así que se celos@ de tu crédito.

5.   Paga el saldo total de las tarjetas de crédito. Nunca olvides que el dinero disponible en tu tarjeta de crédito es dinero AJENO y un dinero que te puede salir muy caro. Acostúmbrate a saldarlas cada mes, así evitarás pagar sus altos intereses y te sentirás muy bien al saber que usas el dinero de otros a muy bajo costo. Si no puedes pagar el total, al menos haz el esfuerzo y paga más de lo esperado. Ej. Quédate sólo con 1 o 2 tarjetas de crédito, a las demás abónale siempre más del mínimo y cuando las saldes, córtalas.
6.   Controla tu dinero. Debes manejar tus finanzas personales como lo hacen los empresarios de éxito. Desde que inicia el día lo dueños de empresas saben dónde está su dinero y cómo se está gastando. Revisa tu cartera y tus cuentas A DIARIO, a ver con cuánto dinero cuentas. De igual forma, piensa dos veces antes de desembolsar cualquier partida de dinero aunque sea pequeñita.


7.   Ahorra. Ya sea que estés pasando por un momento de crisis económica o si por el contrario te ves en un momento de prosperidad, ambos momentos son oportunos y POSIBLES para ahorrar. En el primer caso cualquier cantidad que guardes por más mínima que sea te servirá para no perder el hábito del ahorro; en el segundo caso, es ideal para ser generoso con tu cuenta y ser creativo para guardar todo el dinero que puedas: coloca alcancías en tu escritorio y en tu cuarto, pide que te incluyan en el San o Sociedad del trabajo, inscríbete en la cooperativa, presta dinero a otras personas confiables (no hay nada mejor como que te paguen un dinero que no estabas esperando), porque como decía mi abuela, “aprovecha, que los tiempos malos llegan sólos”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...