jueves, 20 de octubre de 2011

¿Alguna Vez Has Tenido Un Cumpleaños Feliz?

Ayer estuve de cumpleaños. No sé si te pase igual pero me pongo muy feliz en ese día y la verdad es que tengo motivos de sobra. Este año me sentí súper bien y recibí regalos muy especiales, ¿Qué tienen de especiales?... bueno, sucede que cuando tienes una actitud positiva, pues te sientes muy receptiva/o y miras con amor cada gesto.

Quiero compartir con ustedes los regalos que recibí y el sentimiento que cada uno causó en mí. Para que cuando te toque regalar tengas una idea del efecto que probablemente causarás en esa persona y te animes a tener una actitud de ¡FELIZ! en tu cumple.

  

Regalo #1. Coméntaselo días antes. Una buena amiga, de esas que adoras, que no ves con regularidad pero cuyo cariño sigue presente a pesar de la distancia (sí sé que me entiendes),  me llamó como una semana antes de mi cumple y en medio de nuestra entretenida conversación y de ponernos al día una con otra, me dijo: “Ya  cumples años la próxima semana”, seguido de: ¿y qué harás?, ¿Cuántos son ya?, etc. hasta que se despidió deseándome todo lo bello que puedan imaginar. Ella aunque seguramente lo recordó ayer quizás por los afanes y la misma distancia no me llamó y aún así su llamada anterior fue un lindo detalle para mí. Si crees que no eres bueno/a recordando fechas o simplemente no tienes mucho tiempo, llama a esa persona en el mismo momento en que te llegue a la mente y deséale un HBD aunque sea 1 mes antes.

Regalo #2. Sorprende la noche anterior. Las sorpresas se han hecho tan comunes que a  personas muy pendientes a los detalles como yo (por lo que me han dicho), a veces es difícil sorprender. A mí me encanta sorprender a las personas y siempre me ataca la curiosidad de si me van a sorprender ese día, pero NUNCA me imaginaba que lo harían ¡un día antes!. La noche anterior a mi cumpleaños asistí a una reunión ya pautada con mi Comunidad y tal y como me había excusado antes, llegué con el encuentro ya iniciado. No había ninguna decoración de cumpleaños, lo cual NO me extrañó porque nadie cumplía años ese día, pero sí noté que en lugar de lo que habitualmente hacemos se iniciaba (en el momento en que yo llegaba) otra cosa muy distinta y que por cierto a mi me gusta mucho. Toda la noche transcurrió y cuando ya nos íbamos todas con cartera en mano, sin darme cuenta ya estaba rodeada de regalos y un rico bizcocho con tremendo velón en medio como para que abarcara todos mis deseos. Me sentí bendecida y muy amada por mis hermanas.



El mejor regalo va con su dueño. A mi me gusta leer.

Regalo #3. Siente el regalo de la vida. A la mañana siguiente, el día del cumpleaños, al despertar respiré profundo, miré a mi esposo e hijos, verifiqué que nada me dolía en el cuerpo, al contrario me sentía bien y dí gracias al Divino Dios por regalarme otro año más de vida junto a los que amo. Todo el día fue así, me fijé que el clima era perfecto, todo estuvo a tiempo como me gusta, semáforos en verde, un “cliente” de la noche me canceló una cita (Jupi noche libre) y mi pelo se veía genial.




Regalo #4. Hay regalos hermosos que no cuestan dinero. Son regalos muy especiales porque se quedan en tu mente y corazón. En el artículo “Mañanas menos caóticas” les comentaba que tengo cronometrado lo que tarda cada quien en mi casa por las mañanas. Ayer, sentí que mi hijo mayor estaba tardando más de lo normal y fui a su habitación para apresurarlo pero la puerta tenía seguro y volví a lo mío; minutos después con su bella sonrisa salió a mi encuentro en la cocina con un gran cartel que dice: “Feliz cumpleaños Mami” y dos globos rojos con dibujos en ellos. Los dibujos eran cosas que El sabe que me fascinan, todo esto acompañado de un gran abrazo. Luego que se fue a la escuela me dí cuenta que había pegado por la casa, pequeños letreritos con un “mami te quiero”, “feliz cumple” y como él es muy chistoso hasta me ponía años de más. Me sentí tan querida con su gesto. De igual forma, la chica que nos cocina puso detalles al almuerzo porque además de rico se veía muy lindo en el plato. Por su parte, el pequeño de la casa cada vez que me veía iniciaba la canción de “cumpleaños feliz, que lo cumplas feliz…” con un abrazo a nivel de rodillas y una pícara sonrisa.


Regalo #5. Aprecia el esfuerzo de los demás. Mi padre ya es famoso entre sus amigos y familiares porque definitivamente nunca recuerda el cumpleaños de nadie, incluyendo el suyo. La primera llamada que recibí en ese día fue la de él, junto con todos los deseos que tiene un buen padre para su hija aprecié mucho su llamada porque se que sin contar con los “ayuda memoria” de hoy, debió esforzarse un poco mentalmente para no olvidar tan importante día para él y para mí.


También fui feliz, porque a mitad del día la batería de mi celular se descargó por tantas llamadas que recibí de mi madre y hermanos, mis amigos y familiares, hasta empresas como la telefónica y agente de impuestos, me enviaron mensajitos de felicitaciones. Pensar que hicieron un STOP en sus ajetreadas vidas para cantarme a través del auricular, abarrotar mi muro de Facebook y desearme grandes, diversos y hasta divertidos deseos fue un detalle muy lindo. Gracias a todos por ello.




Regalos #5. Quédate cerca. Por nuestras vidas cruzan muchas personas, algunas se quedan para siempre y otros por circunstancias de la vida misma ya no están más. A pesar de esas circunstancias hay relaciones que son tan buenas que debes esforzarte un poco para que no se dispersen. ¡Eso sí! sólo las buenas relaciones deben permanecer, porque las que Dios te ha “quitado” de tu vía y que sabes que te hacen infeliz pues no fuerces y déjalos ir. Pero las que te hacen feliz trata siempre de retenerlas a como de lugar. Tengo excompañeros/as de trabajo que son mis amigos más allá de que ya no compartamos una misma oficina y los amo. Tres de ellas me citaron en un lugar que siempre visitamos y me dieron cariño, aprecio y apretoncitos. Por compromisos previos que ya ellas conocían que tenía, esto sólo duró como 15 minutos pero fueron unos minutos inolvidables para mí. ¡Gracias Monguis!

Regalo #6. Fíjate bien en lo que hace falta. La madre de Jesucristo, María, según nos cuenta la Biblia, estando en una boda en Caná, anduvo cerca y se dio cuenta de que se les había acabado el vino. Esperen un momento….. ¿Qué se acabó la bebida en medio de una boda?, Ay ¡Dios mío! Yo que actualmente organizo una boda, no me puedo ni imaginar cómo estaban esos novios preocupados, el padrino en aprietos, seguro sin más dinero el pobre, la madre del novio criticando y la de la novia al borde de la histeria. Pero María que estaba cerca, sabía lo Poderoso que solía ser su hijo y actuó justo a tiempo. ¡Qué agradecidos debieron estar esas familias!. Pues justamente así me siento con dos buenas amigas “rubias” que tengo. Por andar fijándose bien en lo que me hace falta, ambas se ofrecieron para quedarse con los niños para que a mi adorado esposo y a mí, en ese día nos saliera algo más que cine. Adoro el cine, pero no siempre para ir a ver peli de muñequitos o de adolescentes. Una de las “rubias” se quedó con mis hijos y “Io” fui feliz porque pude tener una “adult night”.  

Regalo #7. Ten un cumpleaños feliz. Tal y como lo dice su nombre, no importa lo que pase ese día, ni las noticias indeseables que leas, ni los problemas que ya tienes, simplemente ten un feliz cumpleaños. Este día El Creador de todo lo que existe, dispuso que nacieras, ¿quieres más motivo que ese?, ten una actitud de FELIZ y verás como hasta la naturaleza colabora para que así sea. Mi último bello regalo para este día fue que mi esposo me llevó a cenar a la luz de las velas a la cima de la montaña. ¿Romántico verdad?, Sí así fue.
Can David Ranch, Santiago, R.D.



Aún sigo sensible a recibir obsequios, porque te imagino leyendo esto y sintiéndote tocada/o a tener un feliz cumpleaños cuando te toque a ti y dando a los demás tu cariño cuando a ellos les toque, ya para mí ese es otro regalo.

¿Pero cuéntame algo, qué actitud sueles tener el día de tu cumple?



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...